LA CREACIÓN DEL INSTANTE
(MEMORIAS)

QUINCE

Hipocresía del rezo embriagador que puede derivar en pereza física y mental.

Reír llorando y amanecer durmiendo.

Sólo mucho después de acontecido, o quizás nunca, se reconoce lo decisivo y original de cierta circunstancia, de tal gesto, de aquel grito o de aquel silencio.

Donar la Tierra. La economía es eso.

El valor brota del suelo mirando al cielo.

La palabra no tiene más ser que el darse.

No ideas fijas. Sólo conviene la idea fija de la libertad, porque es lo menos fijo, lo más flexible, lo más rico y pleno de matices.

En la confianza del amigo encuentras siempre la energía viva y el descanso necesario para acelerar y acompasar la marcha al ritmo sereno y activo de la paz.

En aquel instante único de circunstancias irrepetibles, y sin saberlo ni quererlo, el altavoz del Opel Astra canta aquella melodía inesperada que despierta sueños dormidos y afanes antiguos siempre nuevos.

¡Cuánto tiempo perdido, y cuantas energías pisoteadas por la obsesión curiosa y morbosa de mirar atrás buceando en las miserias malolientes propias y ajenas, con el peligro de acabar convertidos en estatuas de sal!

LA CREACIÓN DEL INSTANTE
(MEMORIAS)

 

«Oikos‑nomos», economía doméstica, orden en la casa. Allí no hace falta dinero, allí el trabajo es el orden. El orden no dogmático para hacer posible la vida sana. Los padres y madres de familia traen al hogar bienes materiales, pero el trabajo doméstico consiste en ordenarlos todos, poner cada cosa -que nos despierta tantas veces- en su sitio y teniendo un sitio para cada una de esas cosas; calculando un tiempo para cada cosa y haciendo cada cosa a su tiempo, aunque cueste.

.

Cada hogar es todo un mundo a organizar con la flexibilidad del cariño entre los cónyuges y de los padres a los hijos, y de los hijos a los padres. Esa es la gran tarea de paz. La empresa es una anécdota de la familia; ésta es la importante luchando para no aplatanarse, y sin ser un cazador furtivo de bienes.

.

En la familia es más patente que el trabajo conduce a la vida, a una cada vez mejor vida. Trabajo en sentido genérico, no sólo material, también intelectual y espiritual: trabajo del limpiar, de arreglar, del insinuar al hijo para que él descubra la solución al problema, de guiñar el ojo para animar e indicar que, en tal o cual pillería de amor, somos cómplices; …

.

Trabajo de hablar cambiando el hilo de la conversación, o trabajo de escuchar reconociendo la sabiduría del otro. Trabajo del protocolo familiar, trabajo del descanso y del sueño, del deporte y del baile, del mirar y del callar.

.

LA CREACIÓN DEL INSTANTE 1